D Y G VS. LOS TITIRITEROS DEL PENE


Al igual que "Los Titiriteros del Pene" que llevan su sexo al límite enseñándonos todo lo que se puede hacer sin una erección, se dice que en la India las jóvenes son entrenadas en introducir un huevo de jade de 3 centímetros de diámetro en el canal vaginal para reconocerlo y tonificarlo. Empujándolo de manera consciente lograrán atravesar el punto G (¡ya obsoleto ante los ojos del Tantra!) y llegarán, en el mejor de los casos, a Valhalla, a la tierra prometida, al increíble y alfabéticamente anterior punto D. El punto que todo lo puede, el árbitro futbolero del enlace físico y espiritual de los amantes. Este punto, que goza de tan poca publicidad, es ni más ni menos que el gatillo del famoso "Orgasmo Cósmico", aquél al que solo se puede arribar si seguimos rigurosamente una lista de preceptos que no intentaré anotar aquí ya que solo conseguiría hacerme llamar mística a mis espaldas. De cualquier manera este tema de los puntos trae consigo recuerdos ineludibles: Desde la más tierna infancia fuimos habituados en el colegio a frases tales como "Lea y analice el punto A", "Desarrolle el punto B", "Preste especial atención al punto C", etc., etc. Parece inevitable entonces que a esto le siga un eventual "El punto G te quedó desprolijo" o "Tenés incompleto el punto D". Y me pregunto qué pasaría si en efecto esto fuese verdad, ¿Y si uno tiene incompleto el punto D? ¿Y si no es posible corregirlo y queda así toda la vida? ¿Se podrá alcanzar el orgasmo cósmico con un punto D que no está bien organizado?
Cuestiones de éste calibre son las que pueden mantener a cualquiera despierto toda la noche, ya que nadie, absolutamente nadie podrá vivir tranquilo teniendo la certeza de que se está salteando un punto. Entonces, para evitar este mal trago, téngase en cuenta lo siguiente: El punto D (de delta) está situado en la entrada del cuello uterino, luce radiante en traje de noche y gusta de practicar equitación y darse largos baños de bidet. A diferencia del punto G (aquel tejido rugoso demodé) que solo produce placer genital, a Delta se le puede sacar a cenar bajo la luz de la luna y hablarle al oído sin temor. Ya que en lugar de codiciarlo solo por su potencial sexual, Delta le mirará con cariño y se concentrará en arribar junto con usted a un: latido expansivo suave, que producirá un estado extático de pérdida de limites por medio de una frecuencia ondulatoria prolongada, que le llevará a comprender las leyes del movimiento universal de la vida... Este tipo de "resultado" vendrá acompañado por larga sonrisa y gula indiscriminada y le valdrá el reconocimiento audible de toda la comunidad y la palmadita en la espalda de varios compañeros de trabajo. Eso sí, una vez experimentado el O.C será difícil volver a conformarse con un simple intercambio de fluidos, aunque también habrá descubierto que se necesita gran dedicación para alcanzar tan magnífica proeza...
Pero vístase de traje con moñito y no tema. Ya que a diferencia de las mujeres de la India y sus preciosos huevos de jade, las jóvenes de occidente son entrenadas para introducir un pequeño apósito con tirita azul que tiende a desflorarse en media arena haciéndose visible ante los ojos poco entrenados de púberes en trajes de baño. Este pequeño elemento "contenedor" roba a la hembra de sus fluidos mientras el macho corretea alegremente (en danza alocada) formando círculos consecutivos alrededor de la "señorita" sin reparar en el papel que él mismo está jugando en el ritual de futuro apareamiento. Está claro entonces que en Occidente la cita con D puede posponerse sin castigo, aunque se recomienda intensamente que le peguen una buena visita de vez en cuando; para no perder su simpatía y tenerla cautivada al sentirse listos para intentar el Orgasmo Cósmico.
Volvamos entonces a "Los Titiriteros del Pene" que noche tras noche se presentan en un territorio diferente del mundo. Desnudos y bajo luces completamente blancas los muchachos amplificarán sus genitales en una pantalla, ya que todo es filmado para que el espectador se sienta lo más cercano posible al protagonista de la noche. En esas condiciones y luego de un mini precalentamiento del prepucio y los testículos (para evitar malos movimientos) estos dos profesionales enseñarán didácticamente como convertir un simple pene en:
A) Un reloj de pulsera
B) Una hamburguesa
C) Un caracol,
D) Un windsurfer
o en E) El mismísimo monstruo del lago Ness (¡Nessy para los amigos!).
Concluyendo que mediante instrucciones poco complicadas cualquiera en su casa puede ser un buen titiritero.
Parece evidente entonces que a diferencia del genital femenino que solo puede pensarse en puntos abstractos tales como el G y el D, el miembro masculino goza de un mejor marketing, ya que se presenta con la potencialidad de convertirse en todos los muñequitos de la "Cajita feliz"... O al menos esta será nuestra conclusión hasta que aparezcan "Las Titiriteras..." convenciéndonos de lo contrario.

No hay comentarios: