LAS COSAS POR SU NOMBRE

“La Raja, La Grieta, La Chichi, La Argolla, La Anilla, La Libidinosa, La Menusha, La Primitiva, La Chata, La Suertuda, La Taciturna, La Glotona, La Húmeda, La Duelista, La Mordedora, El Pasillo, El Yoni, La Crestada, La Vasija, El Oasis, Las aguas termales, La Boquita, El Erizo, El Santo Grial, El Cáliz, La Exprimidora, La Batidora, La Regadera, La Campesina, La Ansiosa, La Infladora, La Inflamada, La Arrogante, La Dilatable, La Dilatada, La Araña, La Rosada, La Meca, La Baticueva, La Acomodadora, La Auxiliadora, La Amazona, La Codiciada, La Comestible, El Arco, El Aro, El Abismo, El Volcán, El Bebedero, El Bacalao, La Evasiva, La Deliciosa, La Suculenta, La Esponjosa, La Avispa, El pozo sin fondo, El pozo ciego, El Tajo, La Bilabial, El Coño, La Raja, El Chocho, El Conejo, La Almeja, El Higo, El Papo, El Pepe, El Potorro, El Bollo, La Castaña, La Seta, La Amapola, La Alcancía, La Cuca, La Cajeta, La Chucha, La Panocha, La Papaya, El Calcetín de Serpiente, La Foca Desdentada, La Trampa de Hombres, El Túnel del amor, La Sabrosa, La Sonrisa vertical, La Cara de Dios.”

Hay en Buenos Aires, al igual que en todas las capitales del mundo, un hombre que es famoso en el círculo femenino por ser el gran cunnilinguista. Esto que hemos visto en series norteamericanas, y que parecía un mito o una simple leyenda urbana, es en suelo porteño una atracción turística que ya cumplió más de diez años en actividad. La que lo probó lo quiso retener por siempre, y los que saben de él suelen invitarle tragos para poder escuchar algún sabio consejo o el relato de una noche a “lengua suelta”. Para encontrarlo, hombres y mujeres conocen su lista de bares preferidos, ya que además de ser bueno con la boca, es también bueno con el taco: Los 36 billares, La Academia, El Tortoni, Doctor Mazón y Jobs; nunca cambia de recorrido... como buena criatura de hábito. Se lo conoce simplemente por el nombre de Julián, y hace un par de días tuve la suerte de interceptarlo mientras salía del baño de un bar acompañado por una popular señorita del ámbito televisivo.

Según el gran experto, para realizar un innovador cunnilingus se puede utilizar un fizz, aquel inolvidable caramelo que solíamos disfrutar de chicos, y luego, “para después de una labor bien realizada”, recompensarse con un infaltable alkazelzer. “Lo demás es práctica, ritmo y algún que otro condimento personal, cómo en cualquier oficio...” me dijo mientras salía del bar acosado por su usual barra de seguidoras (se sabe que no disfruta hablando de esto con mujeres ya que opina que sus “beneficiarias” no deben conocer sus secretos). Su remera, que aceptó intercambiar por una botella del mejor whisky del lugar, tenía inscripta la lista de encantadores eufemismos que copié arriba, y que él dijo son lo primero que lee en la mañana, “para comenzar el día concentrándome en lo verdaderamente importante”. A su catálogo de cortos consejos (que se parecen más a una lista de compras) también agregó “un caramelo de menta (previamente humedecido), pastillas para la tos, una barrita de azúcar cande, miel y crema mentolada”, me pidió que no le saque fotos y me dijo que no se va a retirar hasta cumplir los sesenta, pero que de allí en adelante pretende dedicarse a enseñar. Quise indagar más pero arguyó que tenía “trabajo”. (Cabe aclarar que El Gran Maestro no cobra, sino que lo hace por pura diversión, y que nadie sabe cómo se mantiene económicamente, ya que al parecer le dedica el día entero a su arte).

Se dice del cunnilingus que es la exploración de la vagina (en latín cunnuns) con la lengua. Los pasos básicos a seguir para ser un buen lamedor (según libros versados en el asunto) son: utilizar la boca completa, manejar la lengua, concentrarse en el clítoris, entrar en ritmo, no innovar en caso de que lo que uno esté haciendo esté dando resultado, no detenerse alegando lengua fatigada, y jamás interrumpirse al comienzo de un orgasmo sino seguir hasta que la mujer en cuestión lo indique. Pero, aunque estos siete preceptos prometen ayudar a los tímidos a no congelarse en el escenario, en caso de necesitar verdadero consejo práctico y especializado, se recomienda buscar al ya mencionado “Don”, padrino de la mafia lenguera, hacedor de milagros, maestro indiscutido de la música bucal...

Fanático de otra corriente pero no por eso menos merecedor de nuestra atención, es el famoso héroe porno Ron Dick, que dice que para “lamer el tallo del loto con elegancia y eficiencia” hay al menos tres técnicas populares. La primera es la que recomienda evitar intencionalmente el clítoris por los primeros minutos, para lograr que éste se vuelva más sensitivo al ser estimulado directamente. La segunda, un poco excéntrica pero altamente eficaz, postula la innovadora “lamida abecedario”, que comienza trazando con la lengua una A, luego una B, y así hasta llegar a la letra necesaria. (El secreto de ésta destreza radica en mantener un ritmo regular y en caso de cansancio no entrar en pánico ni abandonar, sino recurrir al uso de los labios). Por ultimo, está la clásica técnica mixta que se basa en emplear la lengua mientras se estimula digitalmente el Punto G. Dick recomienda que para mejores resultados se introduzca un vibrador o consolador, y anticipa para los seguidores de éstos métodos, aplausos, vitoreos, reciprocidades, y tal vez hasta una exquisita comida casera.

Seguramente la lista de técnicas y sabios consejos irá incrementándose con el nacimiento de nuevos pussywise (así se le llama en Inglaterra a los expertos en el tema) y el devenir de la tecnología. Hoy, miles de aparatos refinados se venden para el uso personal de mujeres independientes, que no temen suplantar a sus compañeros por elementos de uso diario, sin horarios, restricciones, ni abultadas agendas emocionales; pero eso sí, no importa cuanta dedicación científica se le imprima a estos productos, nada superará al perfecto Julián en el que se pueden convertir todos con un poco de dedicación, estudio, y por qué no una larga tira de fizz.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tatiana:

Hola! no conocía el blog, había leído tu nota "je suis rouge" en una revista impresa, no recuerdo cual.
Está muy bueno, felicitaciones.
Te dejo el link por si querés chusmear mi columna en la revista Victoria Rolanda, me encantaría que dejes tu opinión,

beso,

Amy

http://www.victoriarolanda.com.ar/2009/11/hagan-cola.html

Anónimo dijo...

Estos relatos de las "Mil y unas noches y días", son fascinantes y esperados, me gusta el estilo, todo se puede decir y está dicho. No son temas fáciles de manejar, tienen un gran atractivo por ser también alguno de ellos a veces tabú, y me encanta que sea una mujer la que los aborde con tanta soltura, calidad,desparpajo,pasando información con una escritura que hace un juego inteligente, ambiguo entre la realidad y la ficción.

Anónimo dijo...

Tatiana:

Gracias por pasar por la revista, acá va el link a la columna del número 1

http://www.victoriarolanda.com.ar/2009/10/todas-las-perras-se-van-al-cielo.html

besos!

Amy

Lucho dijo...

Me encantaría encontrarme con este señor.
A los maestros hay que escucharlos.

Fascinante tu blog.

Mis felicitaciones.

DMU dijo...

Me dejaste con la boca abierta. Ja.
Buenisimo primus.
beso

Hernan Nuzzolese dijo...

Me encanto la nota!!
Como amante del cunnilingus y como vendedor de sex shop te puedo asegurar que ningun juguete por mas sofisticado que sea reemplaza al ser humano. La humedad de la lengua, el moviento, el calor de la boca, los gestos, etc del hombre hacen que gracias a Dios seamos irremplasables y podamos seguir disfrutando de esta practica.
Y es como el pete al hombre...cuando esta bien hecho no hay nadie que no le guste y siempre se quiere repetir jaja
Besos y muy bueno el blog

Hernan
www.fantasy-sex-shop.com.ar

Mina dijo...

Más allá de lo que decís, me gusta cómo... y no puedo dejar de leerte